Categorías
Finanzas Personales

Las tarjetas de crédito son una trampa de ratones

A buen seguro que tu banco te ha colado alguna tarjeta de crédito y que te obliga a utilizarla para que no te cobren comisiones. Es una técnica de “adiestramiento” que puede poner en jaque tu situación financiera si no tenemos cuidado.

Lo que quieren es que nos acostumbremos a comprar con dinero que no tenemos, es decir, a endeudarnos para que el banco pueda tener una ganancia en forma de comisiones.

Con esta técnica persuasiva, manipuladora o como la que queramos ver, hay muchas personas que entran en un bucle y que les resulta muy difícil poder pagar las deudas que se generan con las tarjetas de crédito. Se generan intereses y los impagos te pueden meter en un buen lío.

Vamos a pensar un poco juntos por qué los bancos quieren que usemos las tarjetas de crédito y qué ventajas e inconvenientes tienen para nosotros. Vamos al lío…

Nos parece que podemos pagar a crédito cualquier cosa y que es una ventaja. Lo pago con la tarjeta de crédito y ya lo pagaré el mes que viene puede convertirse en un fallo que nos fastidiará las cuentas del próximo mes.

El banco nos facilita una tarjeta de crédito para que compremos cosas sin pagarlas. Las ventajas para los que compramos son sencillas de entender (flexibilidad, liquidez…), pero, ¿te has planteado las ventajas para los bancos?, ¿sabes por qué lo promueven tanto?

Cuando compras con una tarjeta de crédito una compra que acarrea intereses se convierte en un activo para el banco. Cada mes le darás dinero al banco por los intereses y empezarás el presupuesto mensual con un negativo. Es como si en un partido de fútbol tu equipo empezara con un gol de menos. Es terrible.

Adelanto sobre los activos

Básicamente, podemos resumir el concepto de activo con algo que nos hace que el dinero entre en los bolsillos pero hablaremos de esto de forma más detallada porque es una de las cosas más importante en nuestras finanzas personales.

Categorías
Finanzas Personales

Controlar tus gastos te va a cambiar la vida

Me atrevo a decir que gastas todo el dinero que ganas y que tienes un agujero en tus cuentas más grande que el Titanic. No te engañes, aunque seas joven y guapo como Di Caprio, al final Leonardo acaba con el agua al cuello y congelado 🙂

Tienes razón en que nadie nos enseñó a cómo gestionar nuestras finanzas personales y que el dinero que es un tema complicado y que nos lo han vendido como aburrido.

Partimos de que no sabes controlar tu dinero. No estás solo, seguro que tus amigos, pareja o familiares están como tú o peor… Pero ya sabes que dicen: “Mal de muchos consuelo de tontos”.

Darse cuenta que tenemos un problema es el primer paso y yo estoy aquí para ayudarte a que veas el mundo del dinero de forma totalmente radical. No te voy a contar historias para no dormir ni promesas de inversiones maravillosas.

Tan solo te voy a contar mi experiencia paso a paso de cómo he pasado de arrasar el dinero a tener una situación mucho más cómoda con un método sencillo que todo el mundo puede seguir. Si yo he podido, tú puedes. Te lo aseguro.

Empezamos nuestra conversación de dinero con un ejercicio muy sencillo. Vamos a echar unas cuentas de tus gastos: Pon en un papel lo que destinas a cada categoría y añade (o elimina) las que te vengan a la cabeza sin pensar mucho:

  • Casa (Alquiler o hipoteca)
  • Coche
  • Luz
  • Agua
  • Gas
  • Ropa
  • Comida
  • Restaurantes
  • Combustible
  • Internet
  • Transporte

Imagina que la suma de todos estos gastos nos sale de unos 1200 euros al mes. Piensa en tu caso particular. Estoy seguro que hay meses que gastas mucho más dinero que otros. También estoy convencido que no tienes ni idea en qué se te va el dinero. Esto nos provoca que las cuentas se descontrolen y que nos pillemos los dedos.

Si me permites el paralelismo, volvemos al ejemplo del Titanic. Acabas de ver que tienes un agujero y no sabes dónde tienes que tapar. Por esto, lo que vamos a hacer como primer ejercicio en nuestra relación con el money es saber en qué gastamos el dinero y pensar dónde podemos recortar sin cambiar nuestro estilo de vida.

Instrucciones

  1. Descargarse Fintonic (una aplicación gratuita para controlar gastos que a mi me cambió la vida)
  2. Comprueba en qué categorías te gastas el dinero y compáralo con lo que habías apuntado en el papel de más arriba.
  3. Haz un presupuesto para el próximo mes
  4. Establece un objetivo de ahorro de 75 euros para los próximos 3 meses

Te doy algunos trucos para ayudarte con estos primeros 75 euros de cada mes. Elige uno de estos si te ayuda:

  • Llévate la comida al trabajo
  • Ves dos veces menos al mes a comer fuera
  • No te compres ropa este mes
  • No pidas comida a domicilio
  • No te pidas el 4º Gyn Tonic cada sábado

Si lo consigues me escribes un comentario y te cuento el siguiente consejo para que consigas el mapa del tesoro con el que podrás conseguir una situación económica mucho mejor que la que tienes.

Abrazos y ánimos.

Categorías
Finanzas Personales

Las deudas en tiempos del coronavirus

De repente el mundo se paraliza y te das cuenta de que estás con la soga en el cuello. Cada vez hay más agua en el barco y sabes que pronto llegará a la altura de tu garganta. El día 5 tienes que pagar, sin retrasos ni excusas, la letra de la hipoteca que supone, en tiempos de bonanza económica, más del 40% de los ingresos familiares. Durante los próximos meses ese 40 se convertirá en 70 por culpa de los ERTES y sus secuaces.

Intuyes que tendrás dificultades para respirar y solo con imaginar cómo será morir ahogado te paralizas. Hay veces en las que pararse no es una opción, sin embargo, cuando el mundo se congela, se colapsa y se confina no importa que seas tú quien se muevas porque todo tu entorno permanecerá parado.

Te recuerdo que pronto tendrás que pagar la letra. En unos días y cada principio de mes durante los próximos 29 años para satisfacer, cumplir y proteger tu pacto con el diablo. En caso de que no cumplas, la consecuencia será simple: perderás tu casa. La casa que consideras la inversión más importante de tu vida. Esa es la primera gran mentira que nos han enseñado y te invito a que lo reflexiones.

Tu corazón late acelerado y tu cabeza cada vez está más bloqueada a causa de las dudas, las noticias y los comentarios que escuchas de los seres más cercanos. Te intentas abstraer por unos segundos y escuchas el sonido de la incertidumbre y los carroñeros, que se frotan las manos ante un candidato a cadáver.

Ahora, de nuevo en crisis (y ya son dos en menos de 15 años) te arrepientes de haber comprado una casa, de tener deudas y préstamos, de tus tarjetas de crédito, de tu coche nuevo, de comprar cosas innecesarias y de no ahorrar.

¿Era necesario tener todo lo que has comprado? Estoy seguro que no te hace feliz y muchas de las cosas no las valoras ni jamás las has valorado.  De nada sirve echar la culpa a los demás a la sociedad, al todos lo hacen…

Solo por seguir una corriente que nos han enseñado en la escuela, en la televisión y en diferentes fuentes de información no podemos consolarnos. Es tiempo de abrir los ojos, es tiempo de saltar por la ventana y salvar tu vida y futuro.

Te voy a ayudar. He pasado por tu situación antes. Viví en primera persona la primera crisis del milenio y, sin duda, me hizo más fuerte. Aprendí que la formación, las finanzas personales y disfrutar de la gente que más quiero siempre que pueda serán mis prioridades. Me gustaría poder preparar junto a ti un plan para ayudarte.

Podemos empezar a cortar de forma drástica los gastos, eliminar las deudas, préstamos y pensar en que el dinero trabaje para nosotros. Luego pensaremos en invertir para buscar un poco de libertad financiera.

Te aseguro que el dinero no es lo más importante en tu vida, pero te puede servir como salvavidas o como tronco de apoyo durante el naufragio.

Mi intención es que tengas una vida más tranquila en temas económicos. Podrás estar protegido frente a crisis, catástrofes y varapalos. Ten por seguro que te van a volver a ocurrir y la próxima vez vas a estar preparado.

Una persona fuerte a nivel financiero tiene más libertad, felicidad y puede proteger mejor a los suyos. Después de la salud y el amor, el dinero es el tercer amigo que te hará más feliz.

Tú escoges el camino. Cambias de vida o sigues con la soga en el cuello, mientras el agua va subiendo de nivel y pronto te tendrá ahogado. Cada vez tendrás más pagos, más deudas y serás más dependiente de tu trabajo, de tus letras y tus historias. Es un auténtico círculo vicioso donde tú eres el hámster que no puede parar de correr sin avanzar a ningún lugar.